(2) Y0, PIERRE RIVIÈRE, HABIENDO DEGOLLADO A MI MADRE, A MI HERMANA Y A MI HERMANO…

(2) Y0, PIERRE RIVIÈRE, HABIENDO DEGOLLADO A MI MADRE, A MI HERMANA Y A MI HERMANO…

(anterior)

Informes médicos

El primer dictamen no encuentra enfermedad alguna en Pierre Rivière, pero explica el crimen en la obsesión por la tortura que sufría su padre, fomentado por su carácter melancólico.

Un segundo dictamen, de parte, concluye en la locura de Pierre Riviere, y para ello hace una lectura Interesada de todo lo acontecido. Indico es interesada porque la contundencia de la memoria, no permite concluir en que Pierre Rivière estaba loco.

Las audiencias

Durante la audiencia, la defensa basó su argumentación en la locura de Pierre Rivière. Declararon 11 testigos en ese sentido y más de 50 vecinos de Aunay firmaron era un idiota.

Finalmente, el jurado le condenó a la pena capital.

Al comienzo de la vista se sabía que en los debates la cuestión de los hechos materiales desaparecería ante la más grave cuestión del discernimiento y de la razón en la persona del acusado. La defensa debía apoyarse en el estado de demencia del acusado en el momento de la acción. Ante ello, el fiscal basaba en la Memoria que el acusado discernía perfectamente entre el bien y el mal.

Como he dicho los jurados condenaron a Pierre Riviere al suplicio de los parricidas, pero, quizás, asustados por la enormidad de la pena, redactaron una petición de conmutación de la pena. De esta forma pidieron la sustitución de la pena de muerte por la privación de libertad hasta el fin de sus días.

Tras la sentencia

Tras la sentencia el debate sobre lo ocurrido sigue vivo en los periódicos de la época. Se suceden editoriales, pero llama la atención como participa en este debate algún médico defensor de Pierre Riviere, sosteniendo aún tras la sentencia, la inconveniencia de la pena de muerte en la persona de Pierre Rivière. Todo ello, dando forma, quizás, por primera vez al debate sociológico sobre la pena de muerte, la culpabilidad, la locura, la sanción penal, la repercusión de todo ello en la sociedad, y cómo es posible tales cosas sucedan.

Apelación

Pierre Rivière siempre había manifestado querer acabar cuanto antes y dar su vida por su padre. Por ese motivo no quería apelar la sentencia. No obstante, a instancias de su padre, cedió y firmó la apelación.

El Tribunal Supremo rechazó los cinco motivos de apelación, ratificando la condena a Pierre Riviere.

Conmutación

Sin embargo, cinco médicos firman un informe asegurando los crímenes obedecieron al delirio; y, en base a esto el Ministro de Justicia elevó al Rey la petición  de conmutación de pena capital por la cadena perpetua.

El Rey le conmutó la pena, ingresando en la penitenciaria de Beaulieu. Se ahorcó en 1840 (cinco años después de cometidos los hechos).

La prensa entendió su muerte como prueba insoslayable de la locura de Pierre Rivière.

La leyenda

El inicio de la leyenda lo fija Foucault en una página suelta, que es detalle de la sentencia. En ella se habla del crimen con detalles posiblemente inventados y con una narrativa ajena a lo que por los hechos hemos conocido.

Prólogo

Y es que literalmente se dice en el prólogo:

“En base a una serie de normas socialmente codificadas, el hecho pasa a ser propiedad de la justicia, o sea de un organismo operante de nuestra cultura, que lo traduce a uno de sus idiomas y lo convierte en texto, con el fin de introducirlo en la memoria colectiva. No bien se ha producido el hecho-infracción, se cristalizan en torno a él los signos de una institución cuyo deber es el de castigar aquello que constituye una violación de la norma. El introducir este hecho en el patrimonio de la memoria colectiva se justifica así por la funcionalidad de la praxis de una jerarquía que garantiza la tutela de ciertos valores y sanciona el castigo del que los transgrede.”

 El prólogo prosigue y habla de necesidad de un móvil en el crimen para que la sociedad pueda entenderlo, de esta forma la justicia se encarga de construir dicho móvil. Pero en el caso de Pierre Rivière siempre queda la duda sobre el móvil, porque escribió la brillante Memoria.

 

NOTA: días después de la publicación de este post se han producido unos hechos, que guardan alguna similitud con el crimen de Pierre Rivière. Se han producido en Cáceres y han sido recogidos por El País.

 

Artículos Relacionados

Responder