Ámbito del delito de violencia de género

Ámbito del delito de violencia de género

(Ver notas in fine)

El art.1.1 de la Ley Orgánica 1/2004, Ley Integral contra la Violencia de Género, define el objeto de dicha Ley como:

«… violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia.»

(el énfasis es mío)

A la vista de la literalidad de este articulo, aparentemente, para que se dé un delito de violencia de género deben producirse los hechos en un contexto de relación de poder del hombre sobre la mujer. De aquí, que se suscite la duda sobre si en la aplicación de los tipos penales que castigan la violencia sobre la mujer (arts 153.1, 171,4 y 172,2 Código Penal), es necesario los hechos sucedan en ese ambiente de dominación del hombre sobre la mujer.

Guía práctica de la Ley Orgánica 1/2004

El problema es ya antiguo, pero se ha publicado a finales de 2016, la Guía práctica de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. Ha sido editada por el Consejo General del Poder Judicial y supervisada por expertos del propio CGPJ.

La Guía concluye con facilidad en no resultar necesario, cuando se produce una de las conductas descritas en los arts. 153.1, 171,4 y 172,2 CP, deba indagarse en si dichas conductas son manifestación de discriminación, desigualdad y relaciones de poder… De esta forma se interpreta el art.1.1 de la Ley Integral, como una redacción más propia de la exposición de motivos, que del texto articulado.

Basa la Guía su conclusión en que la solución dada por los artículos del CP, que castigan la violencia de género, no debe conocer más límite que el control constitucional y éste se produjo a través de la sentencia dictada por el TC en 14 de mayo de 2008, en la que se declaró de forma expresa la constitucionalidad del art. 153 del CP, en la forma en que aparece redactado, y en consecuencia, sin exigir la presencia de ningún elementos subjetivo adicional.

Es cierto las Audiencias Provinciales, han tratado en pocas ocasiones la necesidad de elemento subjetivo para completar el tipo penal, y si bien ha habido disparidad de resoluciones, a día de hoy el criterio es que da igual los hechos perseguidos como violencia de género en el CP se den dentro de una situación de dominio del hombre sobre la mujer o en una pareja de las que se vienen en llamar disfuncional.

Modelo de persecución del delito

Sobre el talante de cómo se aborda la violencia de género a día de hoy, hablé en un post del año 2010, tras la asistencia a un curso sobre violencia de género organizado por el Colegio de Abogados de Gipuzkoa.

Convenio de Estambul

A lo dicho hasta ahora hay que añadir la firma por España del Convenio de Estambul, al que ya dediqué un post en el año 2014. Dicho Convenio ha entrado en vigor en el Estado Español el 1.8.2014, comprometiéndose las Partes a realizar cuantas modificaciones legislativas sean necesarias en el ordenamiento jurídico interno, a los efectos de aplicación del Convenio en su totalidad. En el art. 3 del Convenio se dan las siguientes definiciones:

“Por violencia contra la mujer se deberá entender una violación de los derechos humanos y una forma de discriminación contra las mujeres, y se designarán todos los actos de violencia basados en el género, que implican o pueden implicar para las mujeres daños o sufrimientos de naturaleza, física, sexual, psicológica o económica, incluidas las amenazas de realizar dichos actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, en la vida pública o privada.” 

“por violencia doméstica se entenderán todos los actos de violencia física, sexual, psicológica o económica, que se producen en la familia o en el hogar o entre cónyuges o parejas de hecho antiguos o actuales, independientemente de que el autor del delito comparta o haya compartido el mismo domicilio que la víctima” 

por género se entenderán los papeles, comportamientos, actividades y atribuciones socialmente construidos que una sociedad concreta considera propios de mujeres o de hombres” 

“por violencia contra la mujer por razones de género se entenderá toda violencia contra una mujer porque es una mujer o que afecte a las mujeres de manera desproporcionada”

(el énfasis y el subrayado es mio)

Las modificaciones que se anuncian han de hacerse en la legislación española sería la nueva redacción del art. 1.1 Ley Integral, en el sentido de contemplar la violencia sobre la mujer como tipo agravado sin tener en cuenta la relación sentimental anterior o actual con el agresor. Es decir, cualquier acto de violencia sobre la mujer debiera ser considerado delito de violencia sobre la mujer.

Agravante de discriminación de género

Entretanto, se han dictado las primeras sentencias en que se recoge la agravante de discriminación de género recogida en la nueva redacción del articulo 22.4 CP y cuya aplicación habrá que armonizarla tanto con los tipos penales del CP (pues ya recogen en sí mismos la agravante), como con la reforma que se haga del art 1.1 Ley Integral, tras la armonización al Convenio de Estambul.

Necesidad de una actuación ordenada

En cualquier caso parece que queda pendiente alguna actuación judicial o legislativa que ponga orden, definitivamente, y de forma clara y ordenada en todo esto.

Nota 1: con fecha 21.11.2018 el TS dicta sentencia estableciendo que la agravante de genero se aplicará a los casos de violencia de genero en que medie relación de superioridad independientemente de que exista relación sentimental.

Nota 2: con fecha 8.1.2019, mediante sentencia, el Pleno de la Sala del Tribunal Supremo fija criterio por el que cualquier agresión de un hombre a una mujer es un delito de violencia de género.

Nota 3: con fecha 7.3.2019 el TS establece que la agravante de género no exige una especial intención de humillar sino que sea fruto de una situación ya de por sí humillante.

Nota 4: con fecha 15.4.2019 la fiscalía recurre la inhibición del juzgado de instrucción al juzgado de violencia sobre la mujer en el caso de la muerte de María José Carrasco por entender que en dicho caso no concurre la circunstancia de humillación hacia la mujer.

Nota 5: con fecha 25.4.2019 se conoce que el juzgado de violencia sobre la mujer número 5 de Madrid rechaza la competencia en el caso de la muerte de María José Carrasco, al entender que el auxilio al suicidio en esas condiciones es una excepción a las normas de competencia de los juzgados de violencia sobre la mujer.

Artículos Relacionados

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.