CAMPAÑA INTERNACIONAL EN COLOMBIA

CAMPAÑA INTERNACIONAL EN COLOMBIA

En el año 1973 se fundó el Comité de Solidaridad con los Presos Políticos en Colombia. Su fundación vino de la mano de Gabriel García Márquez (Gabo). El Comité fue la primera organización no gubernamental que se creó en Colombia y fue madre del resto de organizaciones que fueron naciendo.

El Comité se ocupa, además de la vigilancia y control de los derechos de los presos, de representar a las víctimas del paramilitarismo, la defensa de procedimientos contra guerrilleros, la defensa de procedimientos derivados de judicializaciones y de la defensa de personas víctimas de redadas masivas de campesinos. Todo ello, sin que el Comité establezca barreras ideológicas, pero acudiendo al mismo de forma generalizada miembros del ELN, y civiles organizados al margen del Partido Comunista.

Hace aproximadamente año y medio dos paramilitares, que se encontraban presos,  contactaron con el Comité para manifestar tener algo que contar sobre el anterior Presidente del Gobierno, Álvaro Uribe Vélez.

Antes de continuar, habrá que significar, que el paramilitarismo hace referencia, principalmente, a lo que se ha venido en definir como el  fenómeno relacionado con el accionar de grupos armados ilegales de extrema derecha organizados con el fin de combatir a las guerrillas. Sin embargo, en contadas ocasiones han mantenido enfrentamientos con grupos insurgentes, dirigiendo su accionar sistemáticamente contra civiles a los que han acusado de colaborar o simpatizar con los grupos guerrilleros. Cabeza visible del paramilitarismo lo fueron los hermanos Castaño. Los crímenes del paramilitarismo se cifran en muchas decenas de miles.

paramilitares
Una vez producido el contacto, se recogieron las declaraciones en grabación videográfica, tanto de Pablo Herreros Sierra (Alias Pipinta), como de Juan Musagre (Alias Guachanaco). Dichas declaraciones fueron entregadas a la Fiscalía.

Se dice que, en su origen, los paramilitares fueron entrenados por agentes israelíes (“El caso Klein”) y son dotados de toda la parafernalia militar. En la actualidad su principal preocupación es no dejar pruebas de sus crímenes, pero hasta hace solo unos pocos años rodeaban sus asesinatos de unas formas y unos ritos cercanos a la magia negra, que según alcanzo a entender, además de las razones obvias de horrorizar a la población, buscaban trascender y dotar de sentido a algo que no lo tiene. Así, Mancuso, por ejemplo, acostumbraba a beber la sangre de sus víctimas. Hay todo tipo de testimonios horrendos, que evitan el causar una muerte limpia.

En dichas declaraciones se cuenta el nacimiento de un bloque paramilitar en la finca Guachanaco. Dicha finca era copropiedad de varias familias, encontrándose entre ellas la familia de Álvaro Uribe Vélez. En las declaraciones se habla de la comisión de crímenes horrendos para beneficio de las familias propietarias de dicha finca. Beneficios, que se materializaban en nuevas propiedades, plantaciones ilícitas, etc…

Dichas declaraciones hablan de hechos que ocurren hasta el año 2002, fecha en que Álvaro Uribe Vélez fue nombrado Presidente de la nación. La acusación por hechos a partir de dicha fecha produciría que el fuero para la investigación de tal causa pasase a ser el que se seguiría ante el Congreso, y no ante un tribunal ordinario.

Palacio Justicia en Bogotá
Respecto a las condiciones de veracidad, que rodean dichas declaraciones habrá que significar que Juan Musagre, declara hacerse paramilitar en la finca Guachamaco, y a mayor abundamiento era el hijo del guarda de la finca. Además, en el municipio en que se encuentra enclavada la finca, si bien no se habla de ello –por razones obvias-, parece que se conoce con mayor o menor detalle lo que en la citada finca sucedía.A día de hoy, la investigación se encuentra sin iniciar. En Colombia ante la interposición de una denuncia existe una investigación preliminar, que sirve para cerciorarse de que los hechos denunciados han sucedido y, tras ello, se procede a la apertura de la investigación judicial. Se me dijo, que el máximo órgano judicial de Colombia asegura en sus sentencias, que en materia de Derechos Humanos una acusación popular puede sostener por sí sola la acusación; sin embargo, en el caso presente, el inicio de la investigación parece quedar únicamente en manos de la Fiscalía.

Otro dato relevante es que los paramilitares manifiestan el hecho de que la campaña de Uribe se pagó, al menos en parte,  desde la estructura paramilitar a la que ambos pertenecían.

Desde que se comunicó a la Fiscalía la existencia de esas declaraciones Juan Musagre ha sufrido un intento de asesinato, su familia ha sido desplazada y los abogados que montaron la denuncia han sido informados de que un grupo de entre 15 o 20 Urabeños se encuentran en Bogotá con intención de acabar con ellos. (Los abogados llevan escolta)

Respecto a la motivación de los paramilitares para la realización de dichas declaraciones, la misma parece nacer de haberse sentido traicionados y abandonados a su suerte, pues tras la Ley de Rehabilitación, dictada ad hoc para los paramilitares, apareció el escollo de que al tratarse de crímenes de DDHH no pueden amnistiarse. En consecuencia, no alcanzó la Ley de Rehabilitación a los crímenes que ellos habían cometido. De esta forma, afrontando ambos una condena de 45 años, buscan acogerse a la vía justicia y paz por la cual en caso de colaborar en desarticular una estructura ilícita (como la que narran en sus declaraciones) podrían acogerse a ciertos beneficios previstos en la ley, lo que rebajaría su condena a tan solo 8 años de prisión.

Los dos paramilitares decidieron confiar en el Comité debido a la buena actuación profesional, que tuvieron sus abogados en la defensa de derechos de los presos, durante una crisis que se desató en la cárcel en que los dos paramilitares se encontraban recluídos.

Por lo demás, la historia de los hechos anteriores a los denunciados arranca en 1996 cuando el frente del ELN, Carlos Alirio Buitrago -gran frente de la época -, por medio de su  batallón Fernando López Agorreta tomó la finca Guachamaco. El batallón entró en la finca y su joven comandante, el comandante Juan Pablo, mantuvo un comportamiento arrogante, por ejemplo, ordenando le ensillasen los caballos. La toma de la finca acabó con la solicitud de la dádiva, aquí conocida como el impuesto revolucionario.

En la finca Guachamaco se negaron a pagar la dádiva solicitada, siendo la versión del ELN que allí ya se gestaba el paramilitarismo. El resultado final fue la orden por el comandante Juan Pablo de quemar toda la finca, robar el ganado que allí había, y llevarse consigo dos caballos de pata fina, uno de ellos propiedad de Álvaro Uribe Vélez. El comandante Juan Pablo montó el caballo de Uribe por la comarca.

Alvaro Uriba Velez

Alvaro Uribe Velez llegó a ser Presidente de Colombia en el año 2002 con la promesa de acabar con la insurgencia en seis meses. Durante su mandato se dio un importante repunte de la actividad paramilitar y a día de hoy ejerce la oposición a Santos, siendo Colombia el único pais del mundo donde el más alto mandatario y el representante de la oposición son del mismo partido.Cuando la finca se volvió a abrir fue ya como cuartel paramilitar. Los ganaderos de la zona fueron asesinados, haciéndoles así responsables de haber aprovechado el ganado que fue robado. Por el Gobierno se puso precio a la cabeza del comandante Juan Pablo, y tras dársele muerte se cobró la millonaria recompensa que por ello se ofrecía. La recompensa, que se sospecha fue creada ad hoc, fue cobrada por una persona cuya identidad en el momento del cobro se correspondía a una persona hacía años fallecida. (El recibo consta en la denuncia).

Colombia es el país de la impunidad por excelencia, la investigación está sin comenzar tras año y medio, y se están solicitando apoyos internacionales para que se lleve a efecto. Los Colegios de Abogados de Paris y Madrid van a prestar su formal apoyo en breve, abriendo con ello un escenario que no permita la percepción de que tales crímenes, ni tal impunidad puedan existir. En el caso expuesto el hipotético éxito de las negociaciones, que ahora se abren en Colombia, no podría dar cobertura a una ley de punto final que dejase crímenes como los denunciados amnistiados. Sobre la negociación en Colombia se tratará en post aparte…

Nota: en febrero de 2018 se ha conocido la noticia de que esta versión recogida en la sede del Comité se abre paso en Colombia tras el triunfo judicial de las tesis sostenidas por el senador Ivan Cepeda.

Artículos Relacionados

¿QUÉ ESPERA AHORA?

¿QUÉ ESPERA AHORA?

En el post de junio de 2013 “¿desobediente civil?” acababa preguntando qué nos esperaba. Como suele decirse, aludir sin mencionar está feo, pero...

Publicado / DDHH

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.