El delito contra la propiedad intelectual: youkioske

El delito contra la propiedad intelectual: youkioske

El 5 de marzo de 2015 se dictó sentencia 6/2015 por la Sala de lo Penal, de la Audiencia Nacional, Sección Segunda, por la que se condenaba a un total de seis años de prisión a cada uno de los dos principales condenados, por sendos delitos contra la propiedad intelectual del artículo 271 del CP, y por promoción y constitución de organización criminal del articulo 270 CP.

Los hechos punibles son, básicamente, la gestión de una página web de enlaces a través de los cuales se podían acceder a publicaciones españolas, alemanas, inglesas, portuguesas, rusas y holandesas. También, se podía acceder a libros, los cuales estaban clasificados temáticamente: cocina, bienestar, autores, manualidades, idiomas, etc…

Los acusados explotaban económicamente la página web a través de gestión de publicidad.

De la lectura de la sentencia llama la atención la existencia de escuchas telefónicas durante la instrucción de la causa; llama la atención, toda vez que la página web era pública, y en consecuencia, los hechos, tanto relativas a la existencia de los enlaces, como la publicidad, eran públicos y, aparentemente, constituían hechos no controvertidos.

Entrando al análisis jurídico, respecto al delito contra la propiedad intelectual, del artículo 270 CP, se observa que son cuatro las acciones típicas: reproducir, distribuir, comunicar públicamente y plagiar.

Es decir, las conductas típicas del articulo 270 CP se corresponden -a excepción del plagio-, con las conductas del articulo 17 de la Ley de Propiedad Intelectual, debiendo acudir a éste para ver en qué consisten dichas actuaciones.

Así, el articulo 18 de la LPI define como reproduccionla fijación directa o indirecta, provisional o permanente, por cualquier medio y en cualquier forma, de toda la obra o de parte de ella, que permita su comunicación o la obtención de copias”.

Se entenderá por comunicación pública, según el artículo 20 LPItodo acto por el cual una pluralidad de personas pueda tener acceso a la obra sin previa distribución de ejemplares a cada una de ellas, considerando ese mismo articulo 20, como actos de comunicaciónla puesta a disposición del publico de obras, por procedimientos alámbricos o inalámbricos, de tal forma que cualquier persona pueda acceder a ellas desde el lugar y en el momento que elija.

Se distingue la comunicación publica de la distribución, pues en la comunicación el autor conserva el objeto o soporte objeto de la propiedad intelectual, de tal modo que el responsable criminal no distribuye la obra sino que solo la hace pública.

Seguía la sentencia 6/2015 refiriendo la Directiva 2001/29/CE sobre determinados aspectos del derecho de autor, significándose que en su articulo 3 se distingue entre derecho a la comunicación pública del autor y el derecho de puesta a disposición del público. Tras ello, la sentencia, dice encontrarse ante un caso de páginas P2P para, tras hacer un repaso jurisprudencia, acabar Fallando en el sentido de condenar a seis años de prisión para cada uno de los condenados.

Ahora, el TS anula la sentencia de la Audiencia Nacional  y ordena que se dicte una nueva sentencia al estimarse parcialmente los recursos de casación interpuestos por quebrantamiento de forma. Para ello, el TS se basa en la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo “caso Svensson“, y la interpretación que dicha sentencia hace de la Directiva 2001/29/CE, concluyendo en que debe señalarse en la sentencia qué libros o revistas han sido objeto de acto lesivo y si sus contenidos de propiedad intelectual habían sido o no divulgados en internet por su titulares, así como motivarse si el acto realizado puede considerarse acto de comunicación pública.

Efectivamente, en la sentencia de 13 de febrero de 2014, caso Svensson, tratándose un conflicto igual al planteado en el caso youkioske, y tras la cuestión prejudicial planteada desde los tribunales suecos sobre la interpretación del artículo 3.1 de la Directiva 2001/29/CE del Parlamento Europeo; concluye, básicamente, en que la comunicación a un público, se debe entender como comunicación a un público nuevo, o comunicación a un público que no fue tomado en consideración a la hora de hacer la comunicación inicial. Igualmente, pudiera considerarse la existencia de un público nuevo cuando con el enlace se burlan las restricciones de acceso que dichas publicaciones pudieran tener.

Concluye la sentencia del Tribunal Superior de Justicia diciendo que no se permite que un Estado tenga una regulación más restrictiva de los derechos de autor que otro Estado de la Unión, dado que ello equivaldría a romper la armonización que se pretende con los considerando 1, 6 y 7 de la Directiva 2011/29, dónde se dice ésta tiene como finalidad eliminar las diferencias legislativas y la inseguridad jurídica que existen en torno a la protección de los derecho de autor.

Dicha sentencia sobre el caso Svensson, más allá de la simple lectura sobre el resultado en el caso concreto permite una lectura de lo que sí supone vulneración de la propiedad intelectual, y en consecuencia de los hechos que suponen actos delictivos.

Todo un sobresalto, más ahora que se comienzan a implantar en las empresas los planes de prevención penal.

lerchundi@euskalnet.net

NOTA: Tras la sentencia 6/2015 dictada por la sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y la Sentencia del Tribunal Supremo ordenando la Audiencia Nacional dicte una nueva sentencia, se dictó sentencia 2/2016, por la Sala de lo Penal, Sección Segunda de la Audiencia Nacional condenando a dos de los imputados a penas de 3 años de prisión y multa para cada uno de ellos. Dicha sentencia 2/2016 fue recurrida en casación y se confirmó la sentencia dictada por la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

Artículos Relacionados

Responder