DERECHO CIVIL VASCO Y RELACIONES FAMILIARES. CUSTODIA COMPARTIDA. ADJUDICACIÓN DEL USO DE LA VIVIENDA FAMILIAR.

DERECHO CIVIL VASCO Y RELACIONES FAMILIARES. CUSTODIA COMPARTIDA. ADJUDICACIÓN DEL USO DE LA VIVIENDA FAMILIAR.

Dentro de lo que hemos venido en llamar abrumadora nueva legislación se encuentra  el Derecho Civil Vasco, que hasta ahora estaba compuesto por la Ley 2/2003, de 7 de mayo, reguladora de las parejas de hecho; pero que en junio de este año se ha visto completado por la Ley 5/2015, de 25 de junio, de Derecho Civil Vasco, y la Ley 7/2015, de 20 de junio, de relaciones familiares en supuestos de separación o ruptura de los progenitores.

Sobre la Ley 7/2015 de relaciones familiares

En cuanto a la materia de la Ley 7/2015, de 20 de junio, dedicada a las relaciones familiares este mismo año se publicaron dos importantes sentencias del Tribunal Supremo, una el 16.2.2015 dedicada a la preferencia del sistema de guardia compartida pese a la existencia de divergencias razonables entre los progenitores; y, otra, el 18.5.2015 fijando la no posibilidad de limitación temporal del uso de la vivienda a menores, tras el divorcio.

La STS de 16.2.2015

Respecto a la STS de 16.2.2015, dedicada a la guardia y custodia compartida, se rememora la doctrina del Tribunal consistente en:

La interpretación del artículo 92, 5 , 6 y 7 CC debe estar fundada en el interés de los menores que van a quedar afectados por la medida que se deba tomar de guarda y custodia compartida, que se acordará cuando concurran alguno de los criterios reiterados por esta Sala y recogidos como doctrina jurisprudencial en la sentencia de 29 de abril de 2013 de la siguiente forma «debe estar fundada en el interés de los menores que van a quedar afectados por la medida que se deba tomar, que se acordará cuando concurran criterios tales como la práctica anterior de los progenitores en sus relaciones con el menor y sus aptitudes personales; los deseos manifestados por los menores competentes; el número de hijos; el cumplimiento por parte de los progenitores de sus deberes en relación con los hijos y el respeto mutuo en sus relaciones personales; el resultado de los informes exigidos legalmente, y, en definitiva, cualquier otro que permita a los menores una vida adecuada, aunque en la práctica pueda ser más compleja que la que se lleva a cabo cuando los progenitores conviven. Señalando que la redacción del artículo 92 no permite concluir que se trate de una medida excepcional, sino que al contrario, habrá de considerarse normal e incluso deseable, porque permite que sea efectivo el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores, aun en situaciones de crisis, siempre que ello sea posible y en tanto en cuanto lo sea» ( STS 25 de abril 2014).

En esta comentada sentencia, y sobre la base de dicha doctrina, se afirma que la existencia de desacuerdos respecto al colegio en el que matricular a los menores, o la condena por coacciones que tiene uno de los progenitores, no son a juicio del TS obstáculo para la atribución de la guardia compartida, puesto que no debe exigirse un acuerdo sin fisuras entre los progenitores. Criterio, éste, peliagudo, puesto que en el caso de esta STS la condena por coacciones lo fue a la mujer, y, como se ha comentado en algún otro post, existe un criterio no escrito de no atribución de la guarda y custodia individual a quien ha sido condenado por un delito de violencia sobre la mujer, delito que bien pudiera ser el de coacciones. Incluso, podría decirse, este criterio, va en contra de lo afirmado en el articulo 31 del Convenio de Estambul, también, recogido en este blog.

De idéntica materia se ocupa el articulo 9 de la Ley 7/2015, de 20 de junio, para establecer que la guardia y custodia compartida será el criterio general en la resolución de un divorcio contencioso, cuando exista petición de alguno de los progenitores. Y ello, pese a existir acreditadas desavenencias entre los progenitores. No obstante el articulo 9 establece, como en la STS, que el criterio para la toma de decisión es el interés de menor, y, para su evaluación, se fijan unos criterios -similares a los establecidos en la STS-, entre los que se encuentra la intervención del Equipo Psicosocial. Pero, como se ha dicho, pudiera haber una colisión con el Convenio de Estambul y con los criterios no escritos vigentes a día de hoy. Contradicciones aparentes, todas ellas, que se derivarían de los criterios empleados en la lucha contra la violencia de genero. En definitivia, respecto al divorcio contencioso, la otrora imposible guarda y custodia compartida, es ahora el criterio general, sin bien sometida a numerosos controles y restricciones.

Esta Ley, además, en su Disposición Transitoria, recoge, expresamente, la posibilidad de revisión de las sentencias matrimoniales firmes, lo que supone la posibilidad de modificación de convenios firmes, sin que haya cambio en las situaciones de hecho.

La STS de 18.5.2015

La segunda de las sentencias mencionadas del TS, la de 18.5.2015, estima un recurso de casación contra una sentencia que limitaba la atribución del uso de la vivienda conyugal a un menor hasta el momento de la liquidación de la sociedad de gananciales con un límite máximo de 3 años, estableciendo, que: «el art. 96 CC establece – STS 17 de octubre 2013 – que en defecto de acuerdo, el uso de la vivienda familiar corresponde a los hijos y al cónyuge en cuya compañía queden. Esta es una regla taxativa, que no permite interpretaciones temporales limitadoras. Incluso el pacto de los progenitores deberá ser examinado por el juez para evitar que se pueda producir este perjuicio

Ahora, la Ley 7/2015, de 20 de junio, de relaciones familiares en supuestos de separación o ruptura de los progenitores, en su articulo 12, dice:

«1.– En defecto de acuerdo o de su aprobación judicial, el juez atribuirá el uso de la vivienda familiar, y de los enseres y el ajuar existente en ella, en atención a lo que sea más conveniente para el interés superior de los hijos e hijas, a criterios de necesidad de los miembros de la pareja y a la titularidad de la vivienda

(el énfasis es mío)

Es decir, se fija un criterio compuesto para valorar la atribución de uso de la vivienda, fijando un mecanismo de revisión para los casos en que la atribución del uso de la vivienda se haga en base al criterio de necesidad. La Disposición Transitoria de la Ley, también, alcanza a la revisión de sentencias firmes por aplicación de este criterio.

Nota 1: consulta servicio low cost 

Nota 2: en la Ley 7/2015, de 20 de junio destaca por su novedad y contundencia el artículo 12.7 que dice textualmente: en el caso de atribuirse la vivienda a uno de los progenitores, si ésta es privativa del otro o común de ambos, se fijará una compensación por la pérdida del uso a favor del progenitor titular o cotitular no adjudicatario, teniendo en cuenta las rentas pagadas por alquiler de viviendas similares y la capacidad económica de los miembros de la pareja.

Artículos Relacionados

VALORACION DE DAÑOS Y PERJUICIOS EN ACCIDENTES DE CIRCULACION, Y COBERTURA DEL SEGURO PESE A IMPAGO DE PRIMA

VALORACION DE DAÑOS Y PERJUICIOS EN ACCIDENTES DE CIRCULACION, Y COBERTURA DEL SEGURO PESE A IMPAGO DE PRIMA

(ver notas de actualización in fine) Se ha publicado la tan esperada Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración...

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.