EMPRENDEDOR DE RESPONSABILIDAD LIMITADA.

EMPRENDEDOR DE RESPONSABILIDAD LIMITADA.

El 28 de septiembre de 2013 se publicó la Ley 14/2013 de 27 de septiembre de apoyo a los emprendedores y su internacionalización. Publicitariamente es conocida como Ley de Emprendedores.

Esta Ley presenta importantes novedades legislativas, entre ellas la creación de la figura de Emprendedor de Responsabilidad Limitada (ERL).

La regulación de esta figura se encuentra en el Capítulo II de dicha Ley, en concreto en sus artículos 7 a 11, ambos inclusive. Así, a partir de esta Ley se podrá limitar su responsabilidad por las deudas que traigan causa del ejercicio de dicha actividad empresarial o profesional mediante asunción de la conciliación de “Emprendedor de Responsabilidad Limitada”.

Desde su aprobación, podrá beneficiarse de la limitación de responsabilidad la vivienda habitual del deudor siempre que su valor no supere los 300.000 euros, valorada conforme a lo dispuesto en la base imponible del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados en el momento de la inscripción en el Registro Mercantil.

La condición de Emprendedor de Responsabilidad Limitada se adquirirá con la inscripción en el Registro Mercantil y la Publicidad de los activos que no quedan afectos a la actividad empresarial. Esta inscripción se realizará bien mediante acta notarial, bien desde el Punto de Atención al Emprendedor (cuya creación se prevé en los artículos 13 y siguientes de la Ley, peor que a día de hoy se encuentran sin materializarse).

emprendedor 1

La adquisición de esta condición es independiente de la fecha en que el empresario haya iniciado su actividad, podría haberlo hecho hace veinte años, sin embargo se exige por la Ley que el emprendedor inscrito, como de Responsabilidad Limitada, deberá hacer constar en toda su documentación, con expresión de los datos registrales, su condición de Emprendedor de Responsabilidad Limitada o mediante la adición a su nombre, apellidos y datos de identificación fiscal de las siglas «ERL”.

Se regula expresamente que las deudas anteriores a la inscripción no quedan afectadas por esta nunca condición, salvo que los acreedores prestaren su consentimiento de manera expresa.

Se destaca la importancia teórica de la novedad, así como el momento de crisis en que se dicta. Hay que tener en cuenta que solamente el número de comunidades de bienes en el Estado Español supera las cien mil, sin embargo tras tres meses desde la entrada en vigor de esta Ley en el Registro Mercantil de Donostia no se ha practicado ninguna inscripción de esta naturaleza. La ineficacia de medidas legislativas como ésta para abordar el fenómeno sociológico que se pretende debieran darnos pistas sobre sobre cuál es el problema real.

Artículos Relacionados

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.