INFORME-BASE DE VULNERACIONES DE DERECHOS HUMANOS EN EL CASO VASCO (1960-2013).

INFORME-BASE DE VULNERACIONES DE DERECHOS HUMANOS EN EL CASO VASCO (1960-2013).

Este pasado mes de junio se ha dado a conocer un informe de constatación de vulneraciones de Derechos Humanos producidas desde 1960 hasta 2013 en el caso vasco, con el fin de que sirva para posteriores actuaciones en materia de memoria, reconocimiento y reparación de las víctimas. Dicho informe viene suscrito por Manuela Carmena, Jon Mirena Landa, Ramón Múgica y Juan Mª Uriarte. La comisión redactora ha entregado este informe a la consideración de la Secretaria General de Paz y Convivencia de Presidencia del Gobierno Vasco.

El informe consta de tres apartados: Un marco interpretativo, un cuerpo central de datos y un tercer bloque de recomendaciones y sugerencias.

El informe es la base para uno de los ejes del Plan de Paz del Gobierno Vasco, y recoge el consolidado principio de que los Derechos Humanos son indivisibles, interdependientes y universales, lo cual se traduce en que todos los derechos deben ser, necesariamente, respetados en su conjunto, a lo que añaden los autores -en el desarrollo del informe-, que el derecho a la vida se sitúa en la cúspide de los DDHH, dado el carácter irreversible de su vulneración.

En el informe, el cual tiene un ámbito temporal que transcurre entre 1960 y 2013, se reconoce, también, que existen violaciones de Derechos Humanos en periodos anteriores, pero se escoge la fecha de 1960, tanto por la aparición de ETA como por la dificultad de recopilar datos de mayor antigüedad. Este ámbito temporal se divide a su vez en varias etapas, que vienen delimitadas por hechos a los cuales el informe da categoría de puntos de inflexión. Estos hechos son, entre otros: la muerte de Franco, la aprobación de la Constitución, la aprobación del Estatuto de Autonomía, la reinserción de los integrantes de ETA (PM), la consolidación del bipartidismo en el Estado Español, o la aparición de los GAL.

El ámbito territorial del informe es más amplio que el de la comunidad autónoma del País Vasco, puesto que vulneraciones de derechos humanos, con motivo del caso vasco, se cometieron fuera de él.

En cuanto a los datos, el informe realiza una detallada enumeración y descripción de las vulneraciones de derechos humanos producidas, teniendo en cuenta el sujeto que las ha infligido. Realizo una enumeración, remitiéndome al informe para un mayor detalle.

      1   Por ETA y otros grupos que han usado la violencia (ETA antes de la escisión, ETA (m), ETA (pm), CCAA, DRIL, Iraultza, Iparretarrak, casos sin resolver jurídicamente),

        2   Por el Estado y FSE.

        3   Por grupos parapoliciales y de extrema derecha.

También, con remisión al informe para mayor detalle, paso a reproducir los tipos de violaciones cometidas. Así, se atribuyen:

A los primeros, violaciones de derecho a la vida, secuestros con muerte, personas heridas graves en atentados, personas secuestradas y puestas en libertad, personas retenidas para robarles el vehículo, actos de kale borroka, extorsión económica, amenazas, desplazamientos, atentado contra medios, daños.

A los segundos, se atribuyen, personas muertas bajo custodia policial, muertas en controles de carretera, muertas por confusión u otros motivos, muertas en altercados con agentes fuera de servicio, en manifestaciones, torturas, personas heridas en iguales casuísticas que en los que acabaron con muerte, legislación lesiva para los derechos fundamentales, Consejos de Guerra, aplicación de la pena capital, detenciones arbitrarias, cierres, censuras y prohibiciones de publicaciones varias.

A los terceros, atentados con muerte, violaciones del derecho a la integridad física y psíquica, daños, desapariciones, secuestro, mujeres violadas con reivindicación política, y mujeres violadas y muertas.

DH

Respecto a las cifras, si bien en el resumen del informe se reflejan con exactitud las mismas, me resultan significativas las siguientes:

          Personas muertas por ETA, y otros grupos que han usado la violencia 837; por las FSE, 94; por grupos parapoliciales y de extrema derecha, 73.  Además hay un grupo de 314 casos de muerte sin aclarar judicialmente, según la FVT, donde hay todo tipo de significación política.

Personas heridas por ETA y grupos que han usado la violencia: se cifran entre 2365 o 2600 según las fuentes; personas heridas por las FSE, 743; por los grupos parapoliciales y de extrema derecha, 426.

           Respecto a la tortura se dice que hay unos 10.000 casos, según qué fuentes,  y 5.000 denuncias públicas, diciéndose que no existen datos suficientes respecto a esta violación.

En el apartado de recomendaciones y sugerencias se dice que todas las víctimas tienen derecho a la verdad, la justicia y la reparación; señalándose como específicas:

            1.- Informar sobre las posibles lagunas que pueda haber en las leyes 29/2011, 4/2008. 52/2007 y del Decreto 107/2012.

             2.- Paliar la penuria de datos constatados en el informe y clarificar atentados no esclarecidos, aclarar la extensión de la extorsión económica, número de desplazamientos, investigar las violaciones de derechos humanos cometidas por las FSE o por grupos violentos, así como cualquier práctica legislativa o judicial que haya podido vulnerar DDHH.

              3.- Realizar un informe sobre el conjunto de avatares judiciales de las denuncias de tortura.

Evidentemente, existe el deseo de que todo salga bien. Sin embargo existen dos planos desde el que abordar un asunto tan complejo como el presente, un plano teórico y un plano práctico. Desde un punto de vista teórico es necesario ser exigente con planes de tales dimensiones, pues los mecanismos sociales e internacionales de la verdad y la reparación provocarían grandes cambios en la percepción tanto de las causas como de las consecuencias del conflicto.

Así, parece ineludible buscar un punto crítico desde el cual poder realizar una interpretación del informe y sus datos.

Si hiciésemos tabula rasa, el ideario del pacifismo entendido como conjunto de doctrinas encaminadas a mantener la paz y que se caracterizan por la búsqueda de una paz definitiva atendiendo a las causas de los problemas, con el fin de que los mismos no vuelvan a reproducirse, no debiera tener problemas de ser aceptado por todos.

Desarrollo del ideario del pacifismo lo es la resolución de los conflictos a través del dialogo y la negociación, así como la reparación a las víctimas o la reconstrucción del tejido social, e instrumento necesario de todo ello es la justicia transicional.

La justicia transicional viene definida como una forma de abordar la justicia, tras una época de conflicto. Instrumentos de la justicia de transición son: el ejercicio de acciones penales, las reparaciones, las comisiones de la verdad y la reforma de instituciones públicas implicadas. Es de significar que el Gobierno Vasco, de quien depende la  Secretaria General de Paz y Convivencia no parece tener competencias suficientes para llevar a cabo planes de tal envergadura, sin embargo, el Ararteko se ha pronunciado positivamente atribuyendo al Gobierno Vasco competencias suficientes en materia de justicia transicional. Queda por concretar, claro, el contenido de la justicia transicional de que se habla.

También, aparentemente, sería necesaria la intervención de comisiones de personas o entidades independientes que garantizaran el buen hacer y desarrollo de los estudios, más que de personas notables con significación política.

En cuanto al mundo que nos rodea, y la necesidad de estar en consonancia con el mismo, hay que tener en cuenta, que si bien el proyecto globalizador sigue empujando, es lo cierto que desde hace años se da por fracasado el proyecto de vida que se esconde baja la globalización, y que, básicamente, presume que todos debemos ser iguales.

El riesgo de realizar actuaciones tendentes a resolver el conflicto en un momento inadecuado, también, pudiera echar todo al traste.

Igualmente, el que no exista un ideario que presida los pasos a dar en la resolución  puede conducir a que todo quede en un manejo del conflicto; es decir, a gestionarlo sin resolverlo.

Desde un punto de vista práctico la brillantez teórica queda fácilmente anulada por la correlación de fuerzas. De hecho, el Plan de Paz y Convivencia parece quedará aplazado indefinidamente; y de paso,  la falta de desarrollo, ahora, de este informe, quedará grabado en la memoria colectiva como una vuelta de tuerca más.

Artículos Relacionados

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.