La verdad sobre el caso Scala

La verdad sobre el caso Scala

Contexto

El 20.11.1975 Carlos Arias Navarro, con lágrimas en los ojos,  anunció la muerte de Francisco Franco Bahamonde.

En 1976 se inició la crisis del petróleo, recrudeciéndose las condiciones de vida de los trabajadores.

Se plantea el dilema de formar parte del pacto constitucional o no. Pasan a formar parte de dicho pacto, además de los partidos conservadores y continuadores del franquismo, el PSOE el PCE y los partidos conservadores nacionalistas.

En 1977 se producen las primeras elecciones generales desde la Guerra Civil, y como era esperado las gana UCD.

Parte de la entonces llamada “extrema izquierda” se radicaliza ante la política de continuidad del régimen franquista, y tras varias negociaciones, el 25 de octubre, los representantes de los principales partidos políticos firmaron los Pactos de la Moncloa, antecedentes inmediatos de la futura Constitución. En este contexto el Comité de Cataluña de la CNT tomó la iniciativa de proponer una mesa de análisis y discusión junto a UGT y CCOO, surgiendo de ellas una manifestación en octubre en contra de los Pactos de la Moncloa en la que participaron 400.000 trabajadores.

Ante ello, por el Estado, se movió ficha para aislar a la CNT de las cúpulas catalanas de UGT y CCOO, y éstas volvieran al redil de la transición pactada. Tras ello, se optó por destruir a la CNT a través de las Unidades Móviles de las Brigadas Político Sociales contando con la infiltración de Joaquin Gambín.

El Caso Scala. Terrorismo de Estado y algo más

Este es el panorama que describe Xabier Cañadas Gascón en el primer capítulo de su libro “El Caso Scala. Terrorismo de Estado y algo más”. Libro que, inevitablemente, se viene a la mente tras los acontecimientos que se suceden últimamente en Cataluña.

scala 1

Joaquin Gambín

Xabier Cañadas, narra en su libro cómo tras los asesinatos de Atotxa, el 30 de enero de 1977, se produce una operación policial contra las FAI en la cual es detenido Joaquín Gambín. Joaquín, en realidad, es detenido siendo ya agente  del Estado, y adquiere fama por este hecho al estar involucrado con anarquistas extranjeros y una maleta con armas. También, por contar en su haber con 28 condenas, lo cual le situaba en el mundo de la delincuencia desde 1947.  En el mismo año 1977 fue amnistiado, y salió a la calle bajo el sobrenombre de “El Viejo Anarquista”, todo lo cual le rodeó de un aura de glamour, cuando, con ese bagaje, volvió a Barcelona.

Manifestación en contra de los Pactos de la Moncloa

A su llegada a Barcelona, Xabier conoce a “El Viejo”, quien ya pregunta a Xabier, Pepe, Arturo, Pilar y Rosa, si van a ir a la manifestación, que el día siguiente se va a celebrar contra los Pactos de la Moncloa. “El Viejo” les pregunta si llevarán armas, y tras retar a los jóvenes, Xabier se compromete a llevar cócteles molotof por si hubiera que defenderse de la policía.

Al día siguiente quedan en casa de Xabier, y éste se dedica a preparar 6 cócteles molotof, trasladándose en el coche de Gambin hasta la salida de la manifestación. Al llegar junto a la jefatura de la manifestación comunican que portan 6 cócteles molotof por si hubiera que ejercer la defensa contra la policía nacional. Les comunican que la defensa de la manifestación estaba organizada en todos sus flancos, y les dicen que vayan entre la gente mostrándose atentos por si hiciera  falta actuar.

En la manifestación iban juntos Arturo, Pepe, Gambin y el propio Xabier. Al acabar la manifestación ésta decide seguir hasta la cárcel Modelo en apoyo a la lucha que estaba haciendo la COPEL.

La Sala Scala

Al no haber sido necesario el uso de cócteles en defensa de la manifestación, Gambín les reta a tirar los cócteles en la Sala Scala, pues la consideraba símbolo de la burguesía en Barcelona. Tras verse heridos en su orgullo los jóvenes deciden dirigirse hacia la Sala Scala con intención de arrojar los cócteles. Por el camino recogen a unos compañeros más y, en total un grupo de 7 jóvenes, llegaron a pie a la altura de la Sala Scala, hacia las 13:30.

Al llegar, observan sale humo desde la parte de atrás de la Sala Scala, no relacionando ese humo con la Sala. Tras comprobar que las puertas estaban cerradas y no había nadie a quien poder herir, arrojaron los seis cócteles molotov en la puerta principal de la Sala Scala, para acabar huyendo del lugar.

A la hora de la comida vieron la noticia en la que se daba cuenta de que la Sala Scala estaba en llamas, y esa misma noche fueron detenidos en sus domicilios.

La detención fue con torturas, durante las cuales les dijeron que ya sabían no habían sido ellos quienes habían quemado la Sala Scala, pero que querían su confesión, porque lo habían pedido desde “arriba”.

A las 72 horas fueron derrumbándose y firmando las declaraciones, y tras siete días de incomunicación ingresaron en la Modelo. Cuando, al día siguiente, en la celda, pudieron comentar los pormenores del interrogatorio se dieron cuenta de que Gambin, “El Viejo Anarquista”, estaba detrás de todo el montaje. Sin ser conscientes aún de que en juego se encontraban intereses de Estado, concluyeron en que pronto saldrían de prisión.

El juicio

El 1.12.1980 comenzó el juicio oral por el Caso Scala. El incendió causó la muerte de cuatro trabajadores de la Sala Scala. Las peticiones principales de la acusación eran de 80 años de cárcel para cada uno de los máximos responsables. En el juicio se evidenció la falta de prueba con que contaba la acusación, únicamente, representada por la Fiscalía.

scala 3

Finalmente, se condenó a Arturo, Pepe y Xabier a penas de 17 años de prisión.

En este tiempo, “El Viejo”, quien se encontraba en rebeldía por el Caso Scala, fue detenido por falsificación y posesión de armas, pero fue sacado de prisión por la Brigada de Información.

En 1980 lo encuentra un periodista y le hace una entrevista en la que dice trabajar para la policía desde 1977, y que por el Caso Scala cobró una paga extra.

La estancia en prisión

Gambin volvió a ser detenido en 1981 con armas y explosivos, concediendo una entrevista a Interviú. Desde prisión envió una carta a la Audiencia de Barcelona solicitando la libertad en pago de los trabajos realizados para el Estado, lo que le fue denegado.

Un día en Carabanchel, llamaron a Gambin por la megafonía, enterándose Xabier y sus compañeros de que compartían prisión. Ellos estaban en la tercera galería y Gambin estaba en la sexta. Consiguen hablar con él y le conminan a que diga la verdad sobre el Caso Scala. Gambin accede…

Xabier salió en libertad provisional en septiembre de 1986, prácticamente a la vez que el resto de sus compañeros.

Xabier Cañadas acaba su libro, como lo empieza, argumentando el desmoronamiento de las acusaciones, de cómo estos hechos afectaron al aislamiento y posterior derrumbe de la CNT en Cataluña, así como de la necesaria connivencia de varias estructuras del Estado para que todo ello llegara a suceder.

Sirva el recuerdo de estos hechos para observar lo que en defensa del pacto constitucional, parece, se ha hecho en Cataluña.

Artículos Relacionados

¿QUÉ ESPERA AHORA?

¿QUÉ ESPERA AHORA?

En el post de junio de 2013 “¿desobediente civil?” acababa preguntando qué nos esperaba. Como suele decirse, aludir sin mencionar está feo, pero...

Publicado / DDHH

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.