¿LEGALIZACIÓN DEL CANNABIS?

¿LEGALIZACIÓN DEL CANNABIS?

En este blog se ha tratado el conflicto existente en torno al cannabis, en el Estado Español, en distintos posts:

1.- El primer post fue dedicado al Club Social de Cannabis,

2.- Un segundo post fue dedicado a la legalidad del cultivo de marihuana.

3.- El último post trató la problemática en torno a la posible El club social de cannabis tras la STS 484/2015 (+cronología posterior).


El consumo de cannabis es a día de hoy un asunto complejo, cuyo debate no se circunscribe a lo que en el Estado se conoce por la creación de un Club Social de Cannabis, sino que es un conflicto globalizado encontrándose presente en la agenda de un buen número de países.

Sobre la complejidad del asunto baste decir que Santiago Niño Becerra predice, que en el Estado Español se legalizará el consumo de marihuana a fin de calmar a la población, y paliar así la crudeza de los efectos de la crisis económica (). Es lo cierto, que las cosas no suelen hacerse por una sola razón –seguro que Santiago Niño Becerra lo sabe-, pero ésta puede ser una de las razones, que ayuden a inclinar la balanza en favor de la legalización del consumo de marihuana.

En USA, hasta cinco estados han legalizado, a día de hoy, el mercado de marihuana; estos son: Colorado, Nevada, Alaska, Oregon y Washington. A nivel federal el debate ya no es si hay que legalizar el consumo de marihuana o no, sino de qué forma hacerlo. Es más, en los estados en que se ha legalizado el mercado de marihuana se realiza formación para directivos de empresas incipientes, se profundiza en el estudio de los perjuicios y beneficios del consumo de marihuana, llegándose a lanzar al mercado productos basados en la marihuana para dar a las mascotas enfermas.

En definitiva, se apela a un nuevo sentido común, algo tan reiterado últimamente, y no solo en Estados Unidos, que apela al cambio de referencias estructurales, inspiradas en la obra de George Lakoff,  «No pienses en un elefante«

También, está la iniciativa de Uruguay de legalizar el consumo de marihuana usando las farmacias como puntos de distribución, y aunque en Holanda se cuente con sus famosos Coffeeshop (hoy en día con prohibición de abastecimiento), Jamaica reivindica el liderazgo internacional en la lucha por la legalización habiendo irrumpido en el mercado con la primera marca de marihuana legal bajo el nombre comercial de Bob Marley. Además, dicen en Jamaica estar preparados para dicho liderazgo, pues se encuentran en la vanguardia de estudios psicológicos, médicos y sociológicos, que tengan que ver con el consumo de marihuana. Por estas razones, dicen, quieren enmendar los tratados internacionales que se opongan a la legalización de la marihuana.

El problema no es pequeño, puesto que desde Naciones Unidas, mediante la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) se muestra preocupación, porque todas estas iniciativas van en contra de los tratados internacionales de drogas, destacando en sus comunicados, que la Convención sobre drogas de 1961 es estrictamente vinculante y no está sujeta a una interpretación flexible.

 Ante todo ello, en algunos estados de USA y en el conjunto de la opinión pública de Estados Unidos se ha concluido en que no se perseguirá a consumidores, vendedores o productores de marihuana en Estados donde haya una estricta regulación del mercado, cuya recaudación sea correctamente registrada y fiscalizada. Todo lo dicho, es una actuación derivada de las normas de derecho interno, pero que supone una grave violación de los tratados internacionales mencionados.

Sobre la violación de estos tratados internacionales hay quien dice, no puede realizarse en forma alguna, pues son preceptivos, y hay quien defiende una interpretación flexible de los tratados por la que pueden ser «burlados» en un primer estadio; es decir, ahora, pero que de consolidarse la situación de legalización del mercado de marihuana, tras una implantación gradual e inteligente, tendría que revisarse, necesariamente, la suscripción de dichos tratados.

Lo cierto es que una política de enfrentamiento hacia la normativa internacional o su violación impune puede dar lugar al colapso del sistema. Es decir, la violación de la legalidad internacional pudiera colapsar el sistema, haciéndose necesario hablar de enmiendas a los tratados internacionales.

El escenario se completa con países como Rusia, Pakistán o India, los cuales son los más refractarios a cambiar la política prohibicionista. También, hay que tener en cuenta la virulencia con que la JIFE se manifestó contra la decisión de Uruguay, y la educada preocupación con que se dirige a las iniciativas de legalización que provienen de Estados Unidos.

Por todo ello, pese a que tanto las tensiones existentes entre potencias, como las consecuencias de la falta de cumplimiento de la legalidad internacional no indican un buen presagio para la legalización de la marihuana; sin embargo, el cambio de discurso de la JIFE, unido al hecho de que Estados Unidos es exportador de políticas y tendencias sociales, hacen que se vea con posibilidades reales de éxito la legalización de consumo, producción y venta, también, en Europa, y, por ende, en el Estado Español.


Europa parece estar quedándose a la zaga en cuanto tiene que ver con el impulso a la legalización, dándose el caso de que la Unión Europea no tiene competencias en esta materia, y se siente vinculada por los tratados internacionales de fiscalización de las drogas (es decir, por la prohibición). También, es cierto, que en Europa cada país tiene su propio modelo legal sobre la posesión, el cultivo, el consumo o la venta de sustancias estupefacientes, motivo por el cual cada país tendría que ir acoplando ciertos principios liberalizadores a su realidad nacional. 

En Europa el asunto no es pequeño, según el informe  “La reforma de las políticas de cannabis en Europa”, en el año 2012 se notificaron más de un millón de infracciones penales vinculadas al uso o posesión de drogas y más de las tres cuartas partes estaban relacionadas con el cannabis. Y es que países europeos con políticas, tradicionalmente, liberalizadoras o permisivas con el cannabis han ido convirtiendo sus políticas hacia la prohibición.


El citado informe, «la reforma de las políticas de cannabis en Europa», se hace eco del cambio de referentes estructurales, cuando dice:

  • «…la regulación jurídica del mercado de cannabis se ve cada vez más como un modelo más prometedor para proteger la salud y la seguridad de las personas y ha transformado el panorama de las políticas de drogas y los términos del debate. El modelo prohibitivo no ha conseguido demostrar un impacto sostenido en la reducción del mercado, y al mismo tiempo ha impuesto una pesada carga sobre los sistemas de justicia penal, dando lugar a repercusiones sociales y de salud pública profundamente negativas, y creando unos mercados delictivos que apuntalan la delincuencia organizada, la violencia y la corrupción.”

El informe acaba recomendando, retomar experiencias anteriores:

  • Las ciudades y regiones que abogan por la reforma deberían seguir el ejemplo de sus predecesoras cuando constituyeron la red Ciudades Europeas sobre Políticas de Drogas (ECDP en inglés) en 1993.148 En 1990, Ámsterdam, Frankfurt, Hamburgo y Zurich pusieron en marcha la red con la firma de la Resolución de Frankfurt, que se convirtió en la carta de la ECDP. Más tarde, se sumaron también otras ciudades, como Basilea, Charleroi, Dortmund, Hamburgo, Hannover, Rotterdam, Liubliana y Zagreb. Estas ciudades unieron fuerzas para defender una política de drogas más pragmática y menos prohibicionista —que pasaría, entre otras cosas, por descriminalizar el cannabis— y emprendieron una serie de medidas innovadoras para la reducción de daños, como programas de sustitución de heroína, iniciativas de inclusión social a través de programas de vivienda y trabajo, salas de consumo de drogas y prescripción de heroína.149”

En el Estado Español tenemos los Clubs Sociales de Cannabis, que han servido de ejemplo para que en otros paises de la Unión Europea se realicen proyectos parecidos, y parecen ser los llamados a marcar la tendencia de una hipotética legalización del mercado de la marihuana en el Estado Español.

Pero la problemática especifica de los Clubs Sociales de Cannabis será tratada en post aparte de éste.

Artículos Relacionados

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.