LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD Y EXONERACIÓN DE DEUDA PÚBLICA

LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD Y EXONERACIÓN DE DEUDA PÚBLICA

A la conocida como Ley de Segunda oportunidad, que es la modificación de la Ley Concursal en cuanto tiene que ver con la exoneración del pasivo insatisfecho de las personas físicas, se ha dedicado en este blog el post sobre deudores solidarios, avalistas y fiadores, el dedicado a administrador de concurso culpable y deudas antiguas, el de requisitos de acceso tras el concurso a la segunda oportunidad y el de concurso de consumidores.

Valoración

La conocida publicitariamente como Ley de segunda oportunidad se aprobó en un contexto de total escepticismo. Es más, fue acompañada de otras medidas de la Ley de emprendedores que no han tenido ningún tipo de aplicación práctica, ni desarrollo teórico. El mecanismo de exoneración del pasivo insatisfecho; se dijo, era demasiado complejo, por lo que se alejaba de la aplicación a la inmensa mayoría de afectados. Pese a todo se valoraba como lógica su redacción, pues no hay que olvidar se encuentra dentro de la Ley Concursal.

Deuda pública como pasivo insatisfecho

Desde su publicación, los artículos doctrinales que comentaron el mecanismo de exoneración del pasivo insatisfecho afirmaban que dicha exoneración no comprendía las deudas de carácter público (Hacienda, Seguridad Social, etc…), con lo que la mayoría de autónomos y empresarios veían un obstáculo más e insalvable, al vislumbrar, que tras un proceso notarial y judicial un tanto penoso no conseguirían la exoneración de las deudas de carácter público.

Actualidad de las deudas de carácter público

Lo cierto es que a día de hoy se han dictado algunas resoluciones que admiten la exoneración del pasivo insatisfecho de carácter público, basándose en el poco sentido que tendría el mecanismo de exoneración si no abarcase este tipo de deuda de carácter público. Estas resoluciones se ven acompañadas de artículos doctrinales comentándolas diciendo que había un gran debate entorno a este tema. Lo cierto es que a mi modo de ver, el debate se ha generado tras el conocimiento de estas resoluciones. La más llamativa, la dictada por la Sección 5 de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca en el número de recurso 340/2016. Su párrafo más destacado, el que se encuentra en el Fundamento de Derecho Cuarto.

“Como corolario de lo anterior procede señalar que la norma establece dos sistemas de exoneración. La exoneración definitiva si el deudor de buena fe cumple los requisitos del articulo 178 bis 4º de la LC. Y la exoneración provisional si no los cumple, pero se somete a un plan de pagos.

Para lo que cumplen el primer sistema, está prevista la exoneración de todo el pasivo (también el publico) y de forma definitiva. Aunque es cierto que puede revocarse si durante los cinco años siguiente consta la existencia de ingresos, bienes o derecho del deudor ocultados (ex art 176 bis 7LC)”

(El énfasis es mío)

Es decir, de acuerdo con esta tesis, respaldada por la atmósfera actual tendente a querer salir de la situación de crisis, parece que -a día de hoy-, puede afirmarse la exoneración del pasivo insatisfecho incluye la deuda de carácter público.

Artículos Relacionados

Responder