MODIFICACION LEY DE ARRENDAMIENTOS URBANOS. LEY 4/2013, FLEXIBILIZACIÓN Y FOMENTO DEL MERCADO DEL ALQUILER DE VIVIENDAS.

MODIFICACION LEY DE ARRENDAMIENTOS URBANOS. LEY 4/2013, FLEXIBILIZACIÓN Y FOMENTO DEL MERCADO DEL ALQUILER DE VIVIENDAS.

NOTA: sobre la duración del contrato de arrendamiento se ha publicado post dedicado a dicha materia

Con fecha 5 de junio se ha publicado en el BOE la Ley 4/2013 de 4 de junio sobre medidas de flexibilización y fomento del mercado del alquiler de viviendas. El objetivo fundamental de la Ley, la flexibilización del mercado, se pretende alcanzar con la reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos y alguna modificación en la Ley de Enjuiciamiento Civil.

La Ley de Arrendamientos Urbanos se reforma reforzando la libertad de pactos y restando a la Ley de Arrendamientos de su tradicional carácter imperativo, ya que siempre se consideró que los derechos que la Ley reconocía al arrendatario eran irrenunciables. Esta nueva ley dice que la renuncia deberá hacerse expresamente.

La duración del contrato se reduce de cinco años obligatorios para el propietario y facultativos para el arrendatario a tres. También, la prórroga por tácita reconducción se reduce de tres a un año.

También, la resolución del contrato de arrendamiento de vivienda a instancias del arrendador para destinarla a vivienda permanente, no requiere que haya transcurrido un año de vida en el contrato de alquiler (tanto como si la necesidad es para sí o sus familiares en primer grado de consanguinidad o por adopción, como para su cónyuge en los supuestos de sentencia firme de separación, divorcio o nulidad matrimonial).

A partir de ahora se permite al arrendatario que pueda desistir del contrato en cualquier momento una vez hayan transcurrido al menos seis meses y lo comunique al arrendador con un antelación mínima de treinta días.

La reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil tiende a asegurar la eficacia del procedimiento de desahucio por falta de pago.

De esta forma se confía, definitivamente, al mercado la regulación de la vivienda de alquiler. Sin embargo, esta Ley, que afecta al carácter de los derechos reconocidos históricamente al arrendatario se toma a la vista de la incapacidad de las medidas financieras, para facilitar una vivienda adecuada en propiedad, dada la actual situación de crisis económica.

Está dicho, que lo necesario es una política integral de vivienda, la cual procurando garantizar un nivel de vida adecuado facilite una vivienda digna.

Los informes de la relatora especial para la vivienda de Naciones Unidas insisten en que las medidas de financiación bancaria para el acceso a la propiedad de la vivienda son insuficientes para garantizar el derecho a una vivienda adecuada, indicando la necesidad de abandonar esa política y sustituirla por un plan integral de vivienda. Ahora, con esta nueva Ley, nos encontramos con la liberalización del mercado de alquiler, que, desde luego, no se corresponde ni con la protección del derecho a la vivienda, ni con un plan integral sobre la misama.

Artículos Relacionados

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.