SOBRE LA PENSION DE VIUDEDAD Y SUS CASOS CONCRETOS

SOBRE LA PENSION DE VIUDEDAD Y SUS CASOS CONCRETOS

Por el Gobierno de Zapatero, como signo de modernidad, se promulgó la Ley 40/2007 de 4 de diciembre en la que, entre otras muchas cuestiones, se abordó el reconocimiento del derecho a la pensión de viudedad a los supérstites de parejas de hecho, lo cual hasta entonces no se encontraba legalmente contemplado.

Esta “equiparación” respecto a las personas que habiendo contraído matrimonio sí tenían reconocido ese derecho, se hizo con la modificación del artículo 174 de la Ley General de la Seguridad Social, y mediante la Disposición Adicional Tercera, para los supuestos en que la pareja de hecho había fallecido con anterioridad a la entrada en vigor de esta Ley, Este último supuesto se sujetaba al cumplimiento de una serie de requisitos, los cuales pasaba a enumerar dicha Disposición Adicional.

Estos requisitos eran: que a la muerte del causante no se hubiera podido causar derecho a pensión de viudedad, que se hubiera mantenido convivencia ininterrumpida durante, al menos, los seis años anteriores al fallecimiento, que la pareja hubiera tenido hijos comunes, y que el beneficiario no tenga derecho a pensión contributiva. Finalmente, se fijaba un plazo improrrogable de 12 meses siguientes a la entrada en vigor de la Ley para presentar la solicitud, reconociéndose efectos económicos desde el 1 de enero de 2007.

La medida, que fue acogida con un gran eco mediático, provocó que muchas personas, cuya pareja había fallecido antes de la promulgación de esta Ley, solicitaran el reconocimiento del derecho a la pensión, pese a que en muchas ocasiones no se reunían la totalidad de los requisitos que enumeraba la Ley. Éste fue el caso, entre otras, de las parejas de hecho homosexuales, que solicitaban el reconocimiento del derecho pese a no cumplir con el requisito, que la Ley indicaba como indispensable, de haber tenido hijos en común. (el espíritu de modernidad que caracterizó la presentación de la Ley dio pie a que esto sucediera).

El Juzgado de lo Social número 33 de Barcelona, al tener sobre su mesa para resolver una solicitud de pensión de viudedad, a la cual le faltaba el requisito de haber tenido hijos en común, por tratarse de una pareja homosexual, planteó una cuestión de inconstitucionalidad por posible vulneración del artículo 14 de la Constitución; es decir del derecho a la igualdad.

igualdad_copia

El Tribunal Constitucional en Sentencia 41/2013 de 14 de febrero de 2013, contiene el siguiente Fallo:

 “Estimar la cuestión de inconstitucionalidad declarando inconstitucional y nula la letra “c) Que el causante y el beneficiario hubieran tenido hijos en común, de la disposición adicional tercera de la Ley 40/2007, de 4 de diciembre, de medidas en materia de Seguridad Social.”

Sin embargo, la sentencia en su Fundamento Jurídico noveno preceptúa, que si bien la sentencia tendrá efectos erga omnes desde su publicación

“…no permite que quienes por no cumplir el requisito de haber tenido hijos en común con el causante, no solicitaron la pensión de viudedad prevista en la disposición adicional tercera de la Ley 40/2007 en el plazo de los doce meses siguientes a la entrada en vigor de dicha Ley, puedan reclamar ahora la pensión toda vez que el requisito temporal, establecido en la letra e) de la misma disposición, ni ha sido cuestionado, ni cabe que este tribunal extienda la declaración de inconstitucionalidad al mismo…”

Añadiendo a continuación que:

“…Tampoco permite, claro está, revisar procesos fenecidos mediante sentencia con fuerza de cosa juzgada en los que se haya hecho aplicación de lo dispuesto en la letra c) de la disposición adicional tercera de la Ley 40/2007 (art. 40.1 LOTC)”

En definitiva, quien no lo solicitó en su día a la administración, no puede volver a solicitarlo, y quienes tras solicitarlo acudieron al juzgado y obtuvieron una sentencia denegando su petición – al tener una sentencia firme con efectos de cosa juzgada y al amparo del principio de seguridad jurídica-,  no se ve afectado por esta declaración de inconstitucionalidad. Por tanto, solo afectaría a personas que habiendo solicitado el reconocimiento del derecho tengan un procedimiento abierto, lo cual dado el tiempo transcurrido desde la promulgación de la Ley es prácticamente imposible.

Una primera cuestión a dilucidar sería la naturaleza del “improrrogable plazo de 12 meses” que establecía la Disposición Adicional Tercera para realizar la solicitud de reconocimiento del derecho a la pensión de viudedad. Antes de la STC hubo alguna sentencia, que reconoció el derecho a quien lo presentó extemporáneamente, pero hubo alguna otra que no lo hizo. Finalmente, la cuestión se planteó ante el Tribunal Supremo y mediante sentencia de 13 de Junio de 2012 resolviendo recurso de casación desestimó el reconocimiento extemporáneo del derecho a la pensión de viudedad bajo la argumentación principal de que:

“En dicha letra de la DA se proclama que se está ante una pensión distinta de la regulada en el art. 174.3 LGSS ex Ley 40/2007 por 1ª vez para la parejas de hecho cuando el hecho causante fuera posterior a la entrada en vigor de dicha norma, al hacerse referencia concreta a “la pensión regulada en la presente disposición”

y que

 “.. el plazo improrrogable de 12 meses… es un presupuesto para el acceso a la prestación…”

Ante todo ello, la doctrina es bastante unánime en significar que tras la STC debería abrirse un nuevo plazo para la presentación del reconocimiento del derecho a la pensión de viudedad.

Sin embargo, el Instituto Nacional de la Seguridad Social ha optado por dar la instrucción interna de que a quienes en su día solicitaron en plazo el reconocimiento del derecho y se les denegó, si lo vuelven a solicitar se les reconocerá. En la misma circular indican que a quien en su día lo solicitaron, se les denegó, y recurriendo a los tribunales obtuvieron una sentencia desestimatoria, se les volverá a denegar, teniendo que recurrir a los tribunales para que éstos evalúen la eficacia de la STC.

En definitiva, tras la STC no hay nueva Ley, se intenta solucionar por el INSS la vulneración que en su día se hizo de derechos constitucionales, pero queda pendiente cómo resuelven su problema los que obtuvieron una sentencia desestimatoria y que tiene efectos de cosa juzgada.

Este último escollo parece puede salvarse, únicamente, acudiendo a la responsabilidad patrimonial delEstado legislativo por el daño causado y a lo establecido en la Jurisprudencia del Tribunal Supremo al respecto, dada la falta de regulación legal que la responsabilidad patrimonial del Estado legislativo tiene.

De esta forma, mientras el Tribunal Constitucional ha declarado la inconstitucionalidad de leyes, a las que desde el año 1989 otorga un carácter prospectivo y no retrospectivo, el Tribunal Supremo ha corregido esta tendencia reconociendo el daño causado por una ley declarada inconstitucional, indicando en su jurisprudencia tanto el reconocimiento, como el procedimiento a seguir.

 

Casos concretos sobre concesión de pensión de viudedad

Mediante STS de 30.5.2012, se unificó la doctrina a instancias del Instituto Nacional de la Seguridad Social, sobre los requisitos de las parejas de hecho para ser beneficiarios de la pensión de viudedad. En concreto, esta sentencia dice al respecto:

2.-El fundamento de la doctrina jurisprudencial sentada en las sentencias citadas, que hacemos nuestro en la presente decisión, se puede sintetizar en los siguientes puntos: a) los requisitos legales de » existencia de pareja de hecho» y de » convivencia estable y notoria», establecidos ambos en el vigente art. 174.3 LGSS son distintos, debiendo concurrir ambos para el reconocimiento del derecho a pensión a favor del sobreviviente; b) las reglas de acreditación de uno y otro requisito, en el mismo precepto legal, son asimismo diferentes; y c) la » existencia de pareja de hecho» debe acreditarse, de acuerdo con el repetidamente citado art. 174.3 LGSS , bien mediante » inscripción en registro específico» de parejas de hecho, bien mediante » documento público en el que conste la constitución» de la pareja, lo que refleja la voluntad de la ley de limitar la atribución de la pensión en litigio a las parejas de hecho regularizadas.

(El subrayado es mío)

Esta redacción que puede calificarse de minimalista a la vista de lo farragoso de las sentencias anteriores, que otorgaban o negaban la pensión de viudedad a viudas de parejas de hecho no inscritas en registro alguno, ni constituidas por documento público alguno, se vio refrendada por sucesivas Sentencias del Supremo, como por ejemplo, la STS, de fecha 3.4.2014

Así las cosas, desde la STS, de 30.5.2012, que unificó la doctrina y alcanzó la redacción que he calificado de minimalista, se ha ido matizando la concesión o denegación de la pensión en los supuestos más diversos.

 

Supuestos concretos ordenados cronológicamente

1.- Mediante STS 3044/2012, de fecha 2.11.2013, (Rec. 3044/2012) del Pleno de la Sala de lo Social, atendiendo un caso de viuda, separada, preceptora de pensión de alimentos para la atención del hijo, no de pensión compensatoria; la Sala, cambia el criterio mantenido hasta entonces, cuyo paradigma era la STS de fecha 18.9.2013, (Rec. 2985/2012), para implantar el nuevo criterio, concediendo la pensión de viudedad, lo cual basa con la cita que a continuación se cita de manera textual:

<<Ante el panorama de pensiones innominadas que se presenta en los convenios de separación y divorcio no es posible ceñirse exclusivamente a la denominación dada por las partes y no puede exigirse que la pensión compensatoria haya sido fijada con esa denominación para poder acceder en su momento a la prestación de viudedad, sino que «habrá´que acudir a la verdadera naturaleza de la pensión fijada a cargo del causante, extraída de las circunstancias del caso y acudiendo en suma a una interpretación finalista»>>

2.- Ya conocimos, la STC 40/2014, declarando contrario a la Constitución que la acreditación de la pareja de hecho se haga según cada Comunidad Autónoma. Ello debido a que, como se ha visto, es preciso acreditar la existencia de constitución de la pareja de hecho, bien mediante la inscripción, bien mediante la constitución, y no siempre son los mismos requisitos en todas las Comunidades Autónomas.

3.- Con fecha 20.1.2016, se dictó STS de fecha 20.1.2016 (Rec. 3106/2014), por la que se establece que en supuestos de separación o divorcio anteriores a la Ley Orgánica 1/2004, de Protección Integral frente a la Violencia de Género, «la existencia de denuncias por actos constitutivos de violencia de género constituye un serio indicio de que la misma ha existido«, aunque añade que » sin que ello suponga que estamos ante un medio de prueba plena sino que ha de contextualizarse con el resto de la crónica judicial de lo acaecido«. En lo que a dicho caso se refiere, la mujer retiró la denuncia facilitando la absolución del esposo, sin embargo, éste fue posteriormente condenado por amenazas a su hijo y desatendió el sostenimiento económico familiar; indicios todos ellos compatibles con la situación de maltrato denunciada por la mujer en varias ocasiones. Motivo por el cual se concede la pensión de viudedad a la solicitante.

4.- Con fecha 23.3.2016, se conoció la noticia de concesión de pensión de viudedad a una mujer que contaba con una convivencia de 19 años, y una inscripción de pareja de hecho, pero que encontraba el escollo de estar solamente separada de su pareja anterior, habiendo procedido el fallecido a realizar su divorcio dos años antes de su muerte. La sentencia concede la pensión de viudedad diciendo que el divorcio convalidó la convivencia y la inscripción de la pareja de hecho, salvando la posible situación de bigamia.

5.- El 10.5.2016, se conoció el caso de una mujer que tras 22 años de convivencia, también le había sido denegada la pensión por el Tribunal Supremo por no tener ni registrada, ni constituida, la unión de hecho.

6.- Con fecha 4.7.2016 se ha conocido la sentencia 634/2016, de 4 de julio de 2016, dictada por el TSJ de Murcia, en la que atendiendo un caso de malos tratos como causa de concesión de pensión de viudedad a una mujer separada -pero con sentencia reconociendo ser víctima de malos tratos en el momento del fallecimiento del hombre-, se le deniega la misma debido a que los malos tratos sucedieron tras el divorcio. Criterio que recuerda en cómo culminó el debate sobre la dispensa del articulo 416 LECr.

7.- Con fecha 8.7.2016 se ha conocido la denegación de pensión a una mujer, que tenía un hijo de 22 años con su pareja con la que convivía, por no tener formalizada la unión de hecho, ni mediante inscripción, ni mediante constitución de la misma en documento público.  (El anterior caso que contaba con 22 años de convivencia y un hijo en común fue conocido en segunda instancia por el TSJ de Madrid, y el ahora reseñado fue conocido por el TSJ de Teruel).

En definitiva, un rosario de supuestos de los que solo pongo una pequeña muestra, en un asunto de vital importancia para los interesados,  y que dados los derechos implicados en el conflicto jurídico a resolver, siempre tiene interés para el operador. También, el hecho de que se calcule la duración del fondo de pensiones hasta el finales de 2017, hace que cuanto rodea a las pensiones sea actual y vigente.

El caso de pareja de hecho sin acceso a la pensión de viudedad por ganar más que su pareja fallecida

La posibilidad de discriminación no ha sido reconocida por el TC, pero se ha trasladado el conflicto a instancias europeas, como  se narra en la noticia aparecida en Público el 7.9.2019.

Artículos Relacionados

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.