Requisitos de acceso, tras concurso, a la «Segunda Oportunidad»

Requisitos de acceso, tras concurso, a la «Segunda Oportunidad»

(ver nota in fine)

Por la Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, se regula la exoneración de pasivo insatisfecho a personas físicas que han llegado a situaciones de insolvencia.

Complejidad del mecanismo de segunda oportunidad

Entre los motivos para la creación de este mecanismo de segunda oportunidad tenemos: la propia situación de crisis económica; la desigualdad de trato a las personas físicas respecto a las empresas o personas jurídicas; o la necesidad de armonizar la legislación estatal a la europea.

Esta Ley 25/2015, conocida como de segunda oportunidad, resulta necesaria y se califica por los juristas como razonable, pero no logra abstraerse de la complejidad de un procedimiento concursal.

Esta circunstancia de unión entre la complejidad del mecanismo concursal y la situación de insolvencia en que se encuentra un particular, hace complicado el acceso a los mecanismos que esta Ley 25/2015 establece para el acceso a la segunda oportunidad. (Básicamente, la complejidad del sistema concursal hace que los servicios de abogado y administrador concursal resulten caros).

El acceso a la segunda oportunidad, por tanto, no es un mero trámite, y cada tramo que recorrer tiene dificultades.

En este post voy a tratar de los presupuestos para obtener el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho, tras la conclusión del concurso (art.178 bis LECO).

Requisitos para acceso a segunda oportunidad

Para empezar, el beneficio solo puede solicitarse una vez la persona natural haya concluido su concurso por liquidación o insuficiencia de masa activa. Es decir, tiene que haber tramitado la totalidad de su concurso de acreedores.

Una vez tramitado el concurso accederá a la “segunda oportunidad”, si:

1.- El concurso no ha sido declarado culpable. Aunque el juez puede apreciar buena fe o atender las circunstancias del caso; es decir, ser más flexible que en la Ley Concursal para hacer la calificación del concurso.

2.- No haber sido condenado en sentencia firme por delitos contra el patrimonio, falsedad contra la Hacienda Pública, Seguridad Social, derechos de los trabajadores, o el orden socioeconómico.

3.- Que haya celebrado o intentado celebrar acuerdo extrajudicial de pagos conforme al artículo 231 LECO.

4.- Que haya satisfecho en su integridad los créditos contra la masa y los créditos concursales privilegiados, y si no hubiera intentado un acuerdo extrajudicial previo, al menos el 25% del importe de los créditos concursales ordinarios.

5.- Alternativamente al número anterior:

  • Acepte someterse al plan de pagos previsto en el apartado 6 (Plan de pagos por cinco años, plazo durante el que se paga o se destina la mitad de los beneficios considerados inembargables o la cuarta parte cuando se esté en vulnerabilidad de acuerdo con el Real Decreto Ley 6/2012)
  • No haya incumplido las obligaciones de colaboración.
  • No haya obtenido este beneficio en los 10 últimos años
  • No haya rechazado oferta de empleo en los 4 últimos años
  • Aceptar expresamente la inscripción de este beneficio en el Registro Público Concursal.

Transcurridos estos cinco años sin revocación del beneficio el Juez del Concurso dictará auto reconociendo con carácter definitivo la exoneración del pasivo insatisfecho.

Nota 2: a través del despacho se ha conseguido la exoneración del pasivo insatisfecho mediante Auto dictado por el Juzgado de lo Mercantil de Donostia fechado a 13.9.2019. El pasivo está calculado en mas de 300.000 euros.

Artículos Relacionados

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.