SOBRE LA LEGALIDAD DEL CULTIVO DE MARIHUANA

SOBRE LA LEGALIDAD DEL CULTIVO DE MARIHUANA

En este blog se ha tratado el conflicto existente en torno al cannabis, en el Estado Español, en distintos posts:

1.- El primer post fue dedicado al Club Social de Cannabis,

2.- El segundo post trató la problemática en torno a la posible legalización del cannabis; y,

3.- Un último post fue dedicado a la El club social de cannabis tras la STS 484/2015 (+ cronología posterior).


Dentro de la abrumadora nueva legislación se encuentra la Ley 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la Seguridad Ciudadana; la popularmente conocida, como Ley Mordaza.

«Ley Mordaza»

Esta Ley se ha publicado en medio de una gran controversia, principalmente, por sancionar conductas, que hasta ahora no habían sido objeto de sanción, y que parecen responder a la intención de poner un sólido freno a cualquier tipo de contestación social, por pacífica que ésta sea; de ahí, el sobrenombre de «Ley Mordaza«. 

Pero esta Ley, además, ha dado lugar a un debate en torno a la legalidad o no del cultivo de marihuana. En esta Ley, en el apartado 18, del artículo 36, dedicado a la enumeración de conductas consistentes en Infracciones graves, se tipifica:

18. La ejecución de actos de plantación y cultivo ilícitos de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en lugares visibles al público, cuando no sean constitutivos de infracción penal.

Esta tipificación de infracción grave ha dado mucho que hablar, al incluir como elemento objetivo de su comisión la condición de que el acto de cultivo o plantación se haga en «lugares visibles al público«. Esta coletilla, como se ha dicho, ha dado lugar a que en las redes sociales y en los entornos del cultivo de marihuana se haya formulado la tesis de que todo lo que no está expresamente sancionado en esta Ley es lícito, y, que en consecuencia, el cultivo o plantación de marihuana, cuando se realiza en un entorno de privacidad es legal, al no ser susceptible de ser castigado como sanción grave de acuerdo con el art. 36.18 de la Ley 4/2015, de 30 de marzo.

Debate sobre la legalidad del cultivo de marihuana

Este debate, además, ha saltado de la red a los mass media debido al debate abierto sobre la penalidad de los conocidos Club Social de Cannabis, los cuales han sobrevivido en una nebulosa legal, habiendo sorteado la penalidad en el marco de la doctrina del consumo compartido, hasta el 8 de julio de 2015; fecha en que el Tribunal Supremo anunció la reformulación de dicha doctrina y la condena a la Junta Directiva del primer Club Social de Cannabis. A día de hoy se encuentra, la sentencia, pendiente de redacción definitiva y publicación.

Todo ello, además, se realiza dentro de un debate mayor, prácticamente, global, cual es la cuestión de la legalización del cannabis.

En base a lo anterior, puede decirse que este debate sobre la licitud del cultivo en la Ley 4/2015, de 30 de marzo, es la muñeca pequeña de la marioska que forma, en este momento, cuanto tiene que ver con el cannabis, y, unido a la mucha gente que hay involucrada, hace que el debate sobre si el cultivo o plantación de cannabis en lugares privados es o no lícito, se haya convertido en lo que hoy en día ha venido en llamarse: viral.

Instrucción 2/2013 de la Fiscalía

Tal y como se recoge en la Instrucción 2/2013 de la Fiscalía, sin haber encontrado contradicción en ello:

«La Ley 17/1967, de 8 de abril, por la que se actualizan las normas vigentes sobre estupefacientes, adaptándolas a lo establecido en el Convenio Único de 1961 sobre Estupefacientes de las Naciones Unidas, atribuye al Estado el almacenamiento y distribución de los productos estupefacientes para los laboratorios, oficinas de farmacia, hospitales y centros distribuidores autorizados para la fabricación de medicamentos o fórmulas magistrales. 

La fiscalización de estas sustancias supone que ninguna persona natural o jurídica podrá dedicarse al cultivo y producción (…), ni aún con fines de experimentación, sin disponer de la pertinente autorización (art. 8.1 Ley 17/1967). El art. 22 de la expresada Ley 17/1967, dispone que no se permitirán otros usos de los estupefacientes que los industriales, terapéuticos, científicos y docentes autorizados. 

Dicha Ley establece un régimen de sanciones administrativas respecto del incumplimiento de sus normas, sin perjuicio de que la infracción pueda ser constitutiva de delito. En definitiva, en todo caso se requiere autorización administrativa para el cultivo de cannabis, cuya competencia el art. 5 de la Ley 17/1967 la atribuía al Servicio de Control de Estupefacientes, así como para la intervención, vigilancia y control de cosechas, almacenamiento, depósito, producción y fabricación de productos o sustancias estupefacientes y sus primeras materias. 

En la actualidad, el apartado 27 del art. 7 del Estatuto de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, aprobado por Real Decreto 1275/2011, de 16 de septiembre, establece entre las competencias de este organismo la de desarrollar las funciones y responsabilidades estatales de inspección y control en materia de tráfico y uso lícitos de estupefacientes y sustancias psicotrópicas.

Por tanto, en ningún caso es lícito el cultivo de cannabis sin autorización administrativa, aunque sea para uso privado. Por el contrario, dicha actividad será constitutiva de delito contra la salud pública o, en su defecto, de infracción administrativa (arts. 32 y 33 Ley 17/1967).»

Ley 17/1967, de 8 de abril

En conclusión, la Ley 17/1967, de 8 de abril, atribuye al Estado la competencia exclusiva sobre el cultivo de marihuana y, a entender de quien suscribe, en caso de que un cultivo privado, no expuesto al público, no pudiera ser considerado como infracción grave de acuerdo al dictado del apartado 18, del articulo 36, de la Ley 4/2015, de 30 de marzo, bien pudiera procederse a la incautación del cultivo por infracción de la Ley 17/1967, la cual no puede entenderse derogada en cuanto tiene que ver con el cultivo de estupefacientes.

Habrá que esperar a la sentencia del TS, la cual sí parece va a influir en la vida diaria de los consumidores de cannabis.

Nota posterior a la publicación del post

Nota: posteriormente a la publicación de este post se publicó STS 484/2015, condenando a directivos de un Club de Cannabis. Sentencia que ha dado lugar a otras posteriores en idéntico sentido.

Artículos Relacionados

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.